Un secreto de productividad: La teoría de los tres ochos




En el mes de septiembre se celebra en Estados Unidos el “Labor day” que es el día del trabajador, pero lo interesante es que va más allá de un día no laborable y muchas ofertas, lleva un concepto atrás que se llama la teoría de "Los Tres Ochos" está basada en el principio conceptual de mantener un equilibrio fisiológico y psicológico, social y emocional que nos permita a todos seguir funcionando en esta sociedad cada vez más exigente con todos nosotros.

Y la fórmula es simple, ocho horas de sueño, ocho horas de trabajo y ocho horas de ocio son la tabla perfecta para mantener una mente y cuerpo sanos.



OCHO HORAS DE SUEÑO


El dormir suficiente y bien nos ayuda a permanecer sanos. Muchas personas no logran dormir bien todas las noches, sienten dificultad en conciliar el sueño o en permanecer dormidas.

Los patrones del sueño cambian con la edad, pero dormir mal y despertarse cansado todos los días no forma parte del envejecimiento normal. Pero además el dormir según un artículo publicado por Mercedes Parra Gil en el número 108 de la revista Salud y Corazón trae como beneficio:


  • Incrementa la creatividad: Cuando el cerebro está descansado y la producción de hormonas está equilibrada, la memoria funciona a la perfección. Eso hace que la imaginación sea más potente y nosotros, más creativos.


  • Ayuda a perder peso: La falta de sueño hace que los adipocitos (células grasas) liberen menos leptina, la hormona supresora del apetito. El insomnio provoca, además, que el estómago libere más grelina (la hormona del apetito). Ambas acciones hacen que dormir poco se asocie a la obesidad.


  • Te hace estar más sano: Nuestro sistema inmunitario emplea el tiempo de sueño para regenerarse, lo que le permite luchar con eficacia contra las toxinas y los gérmenes que de forma continua nos amenazan. Con un sistema inmunitario débil tenemos muchas menos posibilidades de superar con éxito las infecciones.


  • Mejora la memoria: Dormir fortalece las conexiones neuronales. Durante la fase REM del sueño, el hipocampo, el almacén de nuestra memoria, se restaura, transformando la memoria a corto plazo en memoria a largo plazo. En la Universidad de Hafi (Israel) lo han corroborado con los resultados de un estudio que afirma que una siesta de 90 minutos a media tarde ayuda a fijar los recuerdos y la destreza.


  • Protege el corazón: Un reciente estudio publicado en el European Heart Journal afirma que los insomnes tienen tres veces más posibilidades de sufrir una insuficiencia cardíaca que los que duermen a pierna suelta. El insomnio aumenta los niveles en sangre de las hormonas del estrés, lo que aumenta la tensión arterial y la frecuencia cardíaca. Otros estudios también ligan el insomnio a tener el colesterol más alto.


  • Reduce la depresión: Cuando dormimos, el cuerpo se relaja y eso facilita la producción de melanina y serotonina. Estas hormonas contrarrestan los efectos de las hormonas del estrés (adrenalina y cortisol) y nos ayudan a ser más felices y emocionalmente más fuertes. La falta de sueño provoca, por el contrario, una liberación aumentada y sostenida de las hormonas del estrés.

De igual forma es importante tener una rutina para ir a la cama y para despertar, Te dejo AQUI una forma de hacerla




OCHO HORAS DE TRABAJO


Ya a principios de 1900 primeros sociólogos se percataron que la productividad retrocede cuando se trabaja más de ocho horas al día por un tiempo prolongado.

La productividad está estrechamente relacionada con la capacidad fisiológica y psicológica de los trabajadores y ésta se verá reducida drásticamente si estos no están sanos. Jornadas de más de 8 horas al día no sólo perjudican a la salud, sino que además reducen la capacidad y motivación de los trabajadores.


La motivación, la satisfacción y las pretensiones o metas personales pueden contrarrestar sólo por corto tiempo el impacto físico y psíquico de un exceso de trabajo. A largo plazo el exceso se convierte en un riesgo para la salud. La falta de tiempo libre y el descuido de los contactos sociales de amistades y familiares generan una serie de tensiones peligrosas para la salud.

En base a esto, te dejo unos hábitos para que sean más productivos:


  • Evita ser ‘multitasking’

Hay varias investigaciones muestran que en realidad se pierde el enfoque y la productividad cada vez que cambia entre tareas. En lugar de hacer las cosas más rápido, en realidad disminuye nuestra productividad.

  • Consiéntete

Necesitamos energía y motivación para ser productivo. Atienda a sus necesidades físicas y mentales como: dormir un mínimo de seis horas, comer el desayuno, almuerzo y cena y beber mucha agua. Esto mantendrá sus niveles de energía y de concentración altos durante todo el día.


  • Inicia con lo que más te cueste

Las personas más productivas entienden sus ritmos corporales y que cada uno tiene un bloque de tiempo durante el día en el que se siente más animado, en mi caso es en las mañanas. Programa los trabajos más difíciles o creativos durante ese tiempo, es más probable que entrar en el flujo y producir un mejor trabajo de manera más eficiente.


  • El mundo cambia

Como la forma de manejar el tiempo, la forma de trabajar y el estilo de vida ha cambiado en el mundo, y este año lo estamos sintiendo más.

Se ha evidenciado que jornadas laborales más cortas ayudan a la productividad, y es por eso que países como Colombia lo están implementando en sus leyes.