• ama peraza blog

Un espacio idóneo para estudiar



Nos preparamos para el regreso a clases, en muchos casos online, lo que hace vital que preparemos un espacio especial para que nuestros hijos estudien. Además el comenzar a decorar y ordenarlo hará que se motive y se emocionen por su nuevo año escolar.


Así que te dejo las principal claves para que tomes en cuenta a la hora de adecuar el espacio:


1. Ubica el espacio para estudiar

Dependiendo del carácter de nuestro hijo necesitará concentrarse bien en soledad o con alguna compañía. Recuerda que cada chico es diferente, ejemplo mi hijo mayor no puede estudiar con nadie porque se distrae de nada, mientras que el pequeño se concentra mejor si tiene la naturaleza cerca.


Asi que si se distrae busca una habitación tranquila y apartada donde instalar la habitación de estudio, lejos de la televisión u otros elementos que pudieran distraerle.

Si sí se trata de niños que necesitan interactuar continuamente puedes habilitar un rincón en una de la habitaciones de la casa que frecuentemos más, pero cuidado con las distracciones y las entradas o salidas del niño.




NOTA ESPECIAL: Separar espacios

Independientemente de la edad que tengan tus hijos, es importante que cada lugar se asocie con una actividad. Por ejemplo, una cama o un sillón en una sala de estar está asociado con el descanso, por lo que será difícil que se concentre bien allí. El área de trabajo debe estar preparado y diferenciado en el caso de tener que compartir habitación con el dormitorio, separándolo de la cama y utilizando colores brillantes que sirvan para diferenciar los diferentes momentos de actividad.


Si tu hijo todavía está en primaria, lo ideal es hacer las clases o, al menos, los trabajos que le manden, junto a él y en una estancia que no sea su habitación, o bien, no sea el cuarto de jugar porque se distraerá.

2. Hazlo práctico y funcional

Idealmente, la mesa de trabajo de tu hijo debería llegar a la altura de su cintura, de tal manera que cuando se siente pueda apoyar los codos sobre la mesa sin necesidad de agachar los hombros.

Para una mayor y mejor concentración a la hora de estudiar o hacer los deberes, lo ideal es trabajar sobre una superficie de color neutro y, si es posible, que tenga un acabado mate (de esa forma se minimizan los reflejos).

Puede que utilicemos alguna silla que ya tengamos en casa y no posea la altura correcta, en cuyo caso puede sentarse sobre un cojín. También es conveniente que pueda apoyar la espalda sobre algún complemento ergonómico o simplemente con una manta enrollada para evitar sobrecargas.  

Con la pantalla del computador sería interesante mantener una distancia de unos 40-50 centímetros y contar con una fuente de iluminación adicional, ajustando correctamente el brillo de la pantalla.

En este punto mis amigos de Modulvenca me están ayudando con las mesas adecuadas y en los colores especiales para potenciar los colores que requiero para cada uno de mis hijos, según sus personalidades (lo de los colores te lo cuento mas adelante)


3. Iluminación y ventilación

No olvidemos la importancia de la luz ambiental y la combinación de las diversas fuentes de iluminación adicional.


Además es importante que un espacio bien ventilado y con iluminación adecuada aumenta la capacidad de atención y resistencia física, reduce la fatiga, y  proporciona  mayor energía.

 La luz natural es perfecta para leer y estudiar, así que siempre que sea posible coloca el escritorio junto a la ventana. Cuando oscurezca, es importante que tu hijo disponga de una lámpara de sobremesa para evitar tener que forzar la vista, de lo contrario se cansará más y desconcentrará rápidamente.


Si la lámpara es tipo flexo, podrá dirigir mejor el punto de luz.

Ahora que tu hijo tendrá que usar el computador es importante que la pantalla se coloque de forma perpendicular a las fuentes de luz diurna y nunca frente a una ventana o en contra. Ambos detalles son importantes para proteger la vista, para evitar la vista cansada y el deslumbramiento

4. Organizadores

Cuando comience a estudiar, los materiales que necesita deben estar a su alcance (calculadora, papel, lápices…) para que no tenga que levantarse continuamente para buscarlos. Apoyate en cajas u organizadores con su cartel correspondiente para que el material esté bien clasificado Un calendario tradicional y pizarra puedes ayudar a organizarse mucho mejor.

En este caso los estantes y cestas pueden ser buenas ideas, y Modulvenca tiene en diferentes colores, pero además hacen entregas a domicilio, lo que evita que salga de casa, y lo mejor es que tienen instaladores genialmente rápidos, para que todo quede listo sin tanta complicación.


5. Decoración

El niño puede personalizar su espacio con aquellas imágenes que le resulten atractivas y pueda disfrutarlas. Alguna foto de la mascota será un buen reclamo y una buena motivación para centrarse en la tarea y acabar antes.


Pero es importante escuchar a los niños o adolescentes para desarrollar su propia decoración es perfecto para estos espacios de trabajo. Que puedan motivarse y colgar imágenes, dibujos y detalles que les inspiran y les hacen sentir partícipes de su propio territorio.

6. Colores

Una de las gamas más recomendables para aplicar en la zona de estudio de los niños es la de los verdes. Es el color de la vida y de la naturaleza y transmite una gran sensación de tranquilidad.

El color verde simboliza y genera seguridad, de modo que puede hacer que tus hijos se sientan más a gusto al abordar la resolución de un tema difícil. Reduce el estrés y refuerza la capacidad de concentración por lo que es la opción perfecta para la opcion perfecta para ayudar a los pequeños a estudiar y hacer los deberes. Además, es un color muy agradable para la vista y hace descansar el esfuerzo del ojo humano, por lo que es ideal para aquellos que necesiten estar mucho tiempo concentrados frente a libros o el ordenador. Combínalo con blancos y grises para conseguir un ambiente luminoso.


Lilas, rosas y violetas favorecen el lado creativo de los niños La gama de los lilas, violetas y rosas simbolizan feminidad, espiritualidad, fantasía y misterio por lo que se trata de una combinación idónea para aquellos niños que necesitan ayuda para desarrollar su lado más creativo.

Entre los efectos positivos que ofrece, destaca el aumento de la capacidad de comunicación y la reducción de la impaciencia, factores fundamentales para que los más jóvenes estudien con concentración sin cansarse al poco tiempo de ponerse con los deberes.



El color blanco, en términos generales, representa la pureza, transmite sensación de paz y es ideal para conseguir ambientes luminosos y tranquilos. En una zona de estudio genera una atmósfera serena, ordenada y limpia. Tanto para habitaciones independientes destinadas al estudio como para aquellas que están integradas en el mismo dormitorio, el color blanco les ayudará a concentrarse plenamente en lo que están haciendo, sin distracciones.

Del mismo modo que sucede con el verde, el azul transmite sensación de relajación y estabilidad. Es uno de los colores más utilizados para decorar las habitaciones infantiles porque ayuda a calmar la mente, facilita la concentración, disminuye el miedo y la tensión. Asimismo, incrementa la creatividad de los niños.



El amarillo representa el intelecto, por lo que es una buena opción para utilizarlo en el espacio en el que estudia tu hijo. Fomenta la actividad mental y la creatividad de modo que aprenderán con mayor facilidad todo aquello que requiera una repetición, como las tablas de multiplicar.

El color rojo es el más excitante y estimulante, aumenta la presión sanguínea y el entusiasmo así que es una opción ideal para fomentar el interés. Es un tono muy vibrante e intenso que incrementa la actividad por lo que se trata de una opción ideal para la zona de estudio. Ayuda a memorizar correctamente y mantiene a los niños en situación de alerta.



Y para los niños más mayores, aquellos que necesitan invertir muchas horas de estudio, el marrón y los tonos café son las opciones ideales. Son los colores de la tierra, por lo que nos conectan con la naturaleza generando sensación de equilibrio. Cualquiera de las diferentes tonalidades que podemos encontrar dentro de esta gama cromática nos ayudará a crear una ambientación muy confortable y acogedora. Son colores neutros que favorecen la concentración y la capacidad de retención, aspectos fundamentales para rendir correctamente en los estudios.


Ideas extra

* Muebles que se adaptan: Lo ideal es optar por muebles y colores que se adapten fácilmente según el niño vaya creciendo, si lo que quieres es optimizar. Utilizando colores neutros y muebles adaptables, podrás ir cambiando solo los detalles de la decoración para adaptar el espacio a su edad y gustos.


* Cuantas menos distracciones, mejor: Y con ellos nos referimos a móviles, fotos, televisores...


* Ambiente sereno: En este punto también influyen los colores, texturas, la disposición de los muebles, los ruidos... Procura que el ambiente no sea recargado e invite a la concentración.

* Orden: La habitación en la que se estudia debe estar ordenada para asi ordenar sus pensamientos.

* Aliados: es importante que busques aliados para tener los muebles y accesorios que necesites, pero antes de pedirlo chequea el conjunto para que no sea demasiado y lo que hagas sea distraerlos de estudiar.