Buscar
  • ama peraza blog

Ordenar mi casa




Unas de las cosas que quita más tiempo en el día es limpiar, pero es completamente necesario porque te ayuda a mantener tu mente y cuerpo en equilibrio.

Para ordenar mi faena diaria de limpieza inicio de lo más sencillo a lo que más requiere tiempo, eso siempre se hace con un calendario o agenda a la mano.


Hay varios cuadros en internet o aplicaciones en celulares que te pueden funcionar, (Clean House es una pequeña app de lista de tareas, orientada a recordarte las rutinas de limpieza de la casa y tener los recordatorios) pero a mí me encanta escribir y ponerle colores a las cosas.

La idea es crear un cuadro semanal donde puedas colocar de dos a tres actividades diarias, esto si trabajas (fuera o en casa) ahora esas actividades son netamente de limpieza, pues hacer las comidas va a aparte.

Y te menciono que solo planifiques tres porque de lo contrario no te dará chance, y el no cumplirlas te desmotivara. Además de que tendrás que invertir más energía y estarás agotada para las otras actividades.


Ejemplo de mi plantilla: Si quieres tener el juego completo escríbeme a amaperaza3@gmail.com



Ahora para hacer una limpieza un poco más profunda puedes tomar una mañana o una tarde para hacerla durante el fin de semana. Dedicándole un par de horas de la semana a la limpieza un poco más profunda del baño y la cocina, suelen ser las zonas que más se ensucian.


Las tareas mensuales pueden consistir en limpieza de azulejos de baños, gabinetes de baño como también puedes planificar ordenar armarios o cajones de alguna de las habitaciones.

Ahora al hacer el cuadro de limpieza toma en cuenta que planificar la limpieza de las habitaciones por usos, las que más se ensucian a las que menos, esto suele depender del uso de las habitaciones.


Revisa qué productos de limpieza te harán falta y no tienes. Y cómpralos. Si son demasiados y supone mucho gasto en este momento para ti, recurre a productos naturales como vinagre, bicarbonato, sal y limón; busca en internet trucos de limpieza con ellos.

Aprovecha para ver si los trapos, fregonas o esponjas, cepillos, escobas, guantes, bolsa del aspirador, que has estado usando para saber si ya están para tirar y compra nuevos.


Para reducir los viajes a la cocina buscando el producto de limpieza que necesitas y has olvidado, llévate todos los que necesites desde el principio a la habitación que vas a limpiar; puedes utilizar por ejemplo, una palangana grande o un cubo para transportarlos.


La realidad es que el orden viene de crear hábitos y no dejar para después lo que puedes hacer ahora, como dicen las abuelas. Así que te presento una lista de actividades te harán más fácil tu jornada de limpieza.

  1. Haz tu cama por la mañana. Por las noches, antes de dormir, dedica unos minutos (poquitos) a ordenar o quitar cosas de en medio.

  2. Recoge la mesa y lava los platos justo después de comer.

  3. Limpia un poco el baño después de usarlo. Esta micro-limpieza (que no tiene que durar más de 5 minutos) ahorra tiempo cuando toque la “limpieza mayor”.

  4. Si algo se derrama o se rompe recogerlo de inmediato.

  5. No guardes papeles que no uses (periódicos, revistas, folletos, etc.)

  6. Tira lo que está roto, si no sabes en qué año lo vas a arreglar o si no vale la pena hacerlo.

  7. Hazte de estanterías, cajas, archivos o, en general, de las herramientas que necesites para organizarte y optimizar el espacio en casa. ¡Pero no las llenes de cosas inútiles!

  8. Etiqueta lo que requieras, para que sepas qué contiene cada “bulto” sin tener que abrirlo

0 vistas