• ama peraza blog

La ley de Pareto nos hace más productivos



Por Amaris Peraza


La ley de Pareto, también conocida como regla 80/20 es aquella que establece que el 20% del esfuerzo genera el 80% de los resultados. Esto es aplicable tanto de forma general como para un gran número de fenómenos. Otra forma de entender el principio de Pareto es que el 80% de las consecuencias proviene del 20% de las causas.


Conocer la definición de la ley de Pareto y aplicarla se resumen en centrarnos en las cosas que de verdad importan. Que se traducen en que existen ciertas acciones que son capaces de dar mayores satisfacciones con menores esfuerzos.

La regla del 80/20 o Ley de Pareto fue desarrollada por Vilfredo Pareto, un economista italiano del siglo XIX, que averiguó que el 80% de la riqueza de su ciudad pertenecía al 20% de la población.


Para ello es necesario identificar esta relación y con ello priorizar las tareas por resultado y estimar cuál es el esfuerzo que conlleva. Hay que identificar lo que es importante, de lo que no lo es, y lo que nos acerca de las metas marcado invirtiendo poco esfuerzo y tiempo.


Para saber que es prioridad https://www.amaperaza.com/blog/como-es-eso-de-prioridades


Ahora hay ciertos beneficios que nos da esta ley como, ayuda a priorizar las tareas más importantes, evita procrastinar ésas tareas más importantes, concentra tu esfuerzopor ende disminuye la ansiedad por terminar todas tus tareas ya que sólo un 20% son las realmente importantes.


Pero a su vez evita perder tiempo al perfeccionista con detalles superfluos, te ayuda a tomar decisiones el día que tengas que decirle no a un cliente o quitar de producción un producto.





En el día a día

La teoría suena genial, pero lo más importante es que aterricemos el conocimiento para poder aplicarlo en nuestra vida diaria y la primera forma es conociendo tu cuerpo y detectando donde eres más productivo.


Y según estudios del profesor Jeffrey J. Mcdonnell, de la Universidad de Saskatchewan, Canadá, detalla que la primera hora del día es de las más productivas y que en su experiencia resultan además de las más importantes.


Este momento del día, él lo denomina “1 hour workday” es decir el “día laboral de una hora” y no es que se refiera a que solo trabajes una hora al día, sino a que la primera hora del día puedes realizar un trabajo realmente productivo y que importe.


Es bien sabido que los grandes ejecutivos y líderes de la talla de Tim Cook, Bill Gates o Mark Zuckerberg se despiertan muy temprano, la razón según la ciencia es porque las primeras horas del día luego de despertar es la hora más productiva.

Entre las acciones que puedes hacer durante la hora más productiva están aquellas actividades en las que requieras planeación, creatividad, innovación. Por ejemplo, desarrollar una nueva línea de producción, innovar en un producto o servicio, planear un nuevo negocio, o cualquier otra actividad que requiera reflexión.


El secreto está en que cuando se inicia una rutina a muy temprana hora las distracciones que normalmente se producen en el trabajo no se presentan como revisar e-mails, notificaciones de redes sociales, chatear en el WhatsApp o atender otras situaciones de este tipo.


Los beneficios de integrar la rutina de levantarse temprano y dedicar la primera hora a las tareas, ayuda a desahogar la presión durante el día, pues se ha adelantado o realizado tareas realmente prioritarias y cruciales para alcanzar el éxito de otras tareas o de la empresa misma.

Otros beneficios que tienen que ver con aprovechar esta hora más productiva están el desarrollo de ideas frescas y creativas que son más difícil de generar a otras horas del día.


Ahora hay personas que tienen como horario productivo la nochepor eso hay estudios que muestran que las personas con hábitos nocturnos nacieron así – es una característica genética y biológica. Por eso, hacerle caso a tu reloj interno puede ser una excelente opción, siempre y cuando no tengas horarios rígidos de trabajo y puedas despertar más tarde al día siguiente, o si el hecho de dormir menos no afecta tu rendimiento y nivel de energía.


Cuando tengas identificado tu horario, tienes que reservarlo en tu calendario para ti. Para ello tendrás que tomar estas 2 o 3 horas del día única y exclusivamente para ti. No debes estar disponible para nadie en estas horas porque es en este momento que te dedicarás a las tareas que tienes que hacer. El único foco que tendrás será el trabajo a realizar.




¿La actividad es igual a la productividad?

Por un lado, cuando vemos que una persona se esfuerza o «sufre» mucho en una actividad tenemos a pensar que es una buena persona, trabajadora o muy enfocada. Y, por otro lado, cuando vemos a una persona que no sufre de estrés, que está tranquila y feliz pensamos que es floja, que no le interesa el trabajo o no está comprometida.


Entender que lo que buscamos realmente es la productividad y no la actividad es básico porque nos permitirá asimilar los siguientes conceptos que veremos y no solo nos permitirá alcanzar nuestros objetivos más rápido si no aprender a disfrutar el proceso y a librarnos del estrés innecesario.


#Amatips para ser más productivo

1. Enfócate en el objetivo en lugar del procedimiento.

Cuando pensamos en todo lo que tenemos que hacer para lograr algo solemos sentir estrés y confusión, incluso frustración. Por eso la meta la subdivido lo necesario para que se conviertan en mis pasos a corto plazo

Chequea como generar metas en wwwamaperaza.com


2. Tómate pequeños descansos frecuentemente.

Cuando creas que tienes menos tiempo para descansar, entonces ese es el momento que más necesitas descansar. Se ha comprobado que la productividad aumenta significativamente si tomas descansos de entre 15 y 20 minutos cada 2 horas de trabajo.


Si haces esto tu mente se despejará, estará libre de estrés y te permitirá enfocarte mejor y, por ende, ser más productivo. La idea es tomar estos minutos de descanso para estirarte, respirar, relajarte, hidratarte o simplemente no pensar en nada.


3. Envía emails con objetivos específicos que no requieran respuestas constantes.

Si un correo va y viene más de 4 veces es mejor que tomes el teléfono y llegues a un acuerdo en una conversación telefónica de dos minutos. La próxima vez que envíes un correo electrónico recuerda ser específico en el objetivo del mismo y recuerda dar indicaciones específicas sobre qué debe hacer la otra persona en cada situación.


No dejes abierta la conversación para que siga respondiendo el correo, agradece de antemano y anticípate a lo que la otra persona podría necesitar y dáselo para que no tenga que pedírtelo luego.


4. Designa tiempos específicos durante el día para tareas repetitivas.

Si realizas tareas repetitivas a lo largo del día es mejor que designes tiempos específicos durante el día para que no te distraigan en medio de una operación importante.

Por ejemplo, podrías designar horas específicas en las cuales revisarás tu correo electrónico, tu celular o la red social de tu preferencia. Eso te permitirá enfocarte de mejor manera en lo que más importa para ti.


5. Aprende a desenfocarte de las cosas que no te acercan a tu objetivo.

Saber desenfocarse es tan importante como saber enfocarse. De nada sirve que nos sepamos enfocar en una tarea si cuando terminemos de hacerla y es momento de empezar otra no podemos desenfocarnos de ella para ponerle nuestro enfoque a la nueva tarea.


Si estamos en el trabajo debemos enfocarnos en el trabajo, si estamos en la casa con la familia debemos enfocarnos en la familia. Si queremos ser más productivos entonces debemos dejar de pensar en otras cosas mientras realizamos una tarea o actividad importante para nosotros.


Lo que esto significa para ti es que sólo una pequeña parte de tus esfuerzos determina la mayoría de tus resultados actuales. El resto de tiempo lo gastamos en tareas triviales e improductivas.

Ideas de vida

Tomando en cuenta todo esto, estas son algunas ideas para incorporar al óptimo de Pareto en la vida diaria. Son alternativas muy curiosas y simples pero que pueden generar una serie de cambios interesantes.


Para el aprendizaje de una materia: Plantéate que para aprender se necesita invertir el 20% de esfuerzo para obtener el 80% del resultado. Entonces analiza si la materia seleccionada para el estudio realmente recompensa el esfuerzo considerable que se necesita para dominarla.


En el ahorro: Puede que en lugar de ahorrar recortando gastos pequeños de aquí y allá diarios lo que necesites sea centrarte en el 20% de acciones capaces de hacerte obtener el 80% de tu ahorro. ¿Pagas $100 al mes por un gimnasio al que vas 1 o 2 veces a la semana? Quizás sea mejor entrenar en casa.


En la ganancia de ingresos: Tampoco tiene sentido el dedicarse de una manera intensa a aquello que no genere buen dinero. Al contrario, lo mejor será dedicar tu esfuerzo al 20% de las actividades que produzcan el 80% del beneficio e ir despojándote de las actividades que no te reportan tantas ganancias. Así aumentará tu calidad de vida.En las relaciones personales: Aquí resulta una conclusión muy interesante, la cual recae en que inclusive cuando se trata de una relación de pareja el 20% de tus esfuerzos produzca el 80% de los resultados ¿Cómo? Existen detalles que en la cotidianidad pasan desapercibidos y seria importante recuperarlos


En las tareas diarias: Cuando haces una lista, lo más probable es que te dediques a invertir la misma cantidad de esfuerzo en todas las tareas de la misma. Pero esto no es productivo, porque hay tareas de más importancia y productividad que otras, a las que por defecto sí se le deben invertir más minutos. ¡Ordena tus tareas por importancia ante de empezar!


En los problemas cotidianos: Ten en cuenta que el 20% de los problemas nos producen el 80% de los dolores de cabeza. Al momento de tener que resolver estos, enfócate en aquellos que son realmente perjudiciales para ti, y enfócate en la solución de estos primero.


En los consejos de vida: Donde quiera que leas: libros, blogs, redes sociales, etc. Encontrarás un número enorme de consejos de vida. No puedes aplicar todo lo que lees en tu vida diaria, por lo que escoge entre los consejos más beneficiosos para tu vida. Aquellos tips que te darán el 80% del resultado.