• ama peraza blog

Home office ¿se queda o se va?







Por Amaris Peraza


El esquema de home office o trabajo remoto, se convirtió en una tendencia tras las medidas de seguridad a causa del COVID-19. Pero las grandes empresas en Sillicone Valley estan divididas de seguir con este sistema, mientras que en el continente europeo cerca del 35% de las empresas ofrece a sus colaboradores laborar desde casa. Países como España generan aproximadamente el 10% de oportunidades de trabajo remoto con respecto al total de la oferta privada, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadísticas. La pregunta es ¿Es beneficiosos a largo plazo?



Entre dimes y diretes


Empresas como Google y Facebook han dicho a sus empleados que probablemente no volverán a las oficinas lo que resta de este año, mientras que aquellas compañías dedicadas a la tecnología, como es el caso de Twitter,  anuncio esta seamana que no regresaran a las oficinas porque les ha funcionado la estrategia. 


Sreenath Sreenivasan, profesor de innovación digital de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Stony Brook, en Nueva York, Estados Unidos, dijo a la BBC que se trataba de “una noticia que definiría esta era”. Es posible que algunas personas no se tomen esto en serio porque es Twitter, pero podemos aprender mucho de Silicon Valley sobre la flexibilidad en los lugares de trabajo.


Las compañías que nacieron en la tecnología inventaron las herramientas que ahora nos sirven para desempeñarnos en nuestro trabajo a distancia; gracias a estas empresas podemos guardar archivos en la nube, compartirlo, tener plataformas de videoconferencias, herramientas digitales como planificadores, chats de trabajo, etcétera, pero pese a estos beneficios que actualmente aprovechamos al máximo, aún siguen empresas que se resisten al cambio.




Ahora en el 2013, Marissa Mayer, entonces CEO de Yahoo, prohibió el trabajo remoto explicando que “la velocidad y la calidad a menudo se sacrifican cuando trabajamos desde casa”. Apple por ejemplo, rara vez ha permitido que las personas trabajen en el hogar, debido a la cultura de secrecía de la compañía y al énfasis en las reuniones presenciales. Pese a la resistencia de algunas empresas, ciertos empresarios han considerado que la decisión de Twitter puede cambiar la organización dentro de las compañías en un futuro próximo.


Es entonces el trabajo remoto, ¿una medida de por vida? En realidad no, de acuerdo con el CEO del sitio web en línea de intercambio de archivos en la nube Box, Aaron Levie, la opción más probable para muchas empresas, es un “enfoque híbrido”, que se traduce en una modalidad de trabajo que combine el trabajo desde casa con el trabajo presencial.


Para Levie dijo que aún es demasiado premeditado el considerar un cierre definitivo de oficinas, pues es una situación que no podría manejarse, sobre todo para aquellos que tienen familia.

Ahora en Japón, menos del 20 % de los empleados lo ha adoptado. No obstante, compañías de talla internacional con más de 10 años de presencia en México se encuentran generando empleos mediante esta modalidad, aplicándola con sueldos competitivos en los últimos años



Desafíos


A continuación, te mostramos 5 desafíos del home office ¡y cómo resolverlos! 


1. Tener un lugar propio para trabajar 

De modo general no todos tienen en casa una oficina o un lugar propio de trabajo, aún más cuando el home office pasa a ser adoptado de un día para otro – como es el caso de muchos profesionales actualmente. 

No obstante, ¡con algunas adaptaciones es posible enfrentar esta situación! 


2. Distracciones de las más diversas

Es un hecho que en casa existen muchas distracciones: familia, la ropa sin lavar, los posibles ruidos, televisión y hasta limpiar nuestro hogar – ¡siendo honestos!Lo duro es, ¿cómo concentrarse y enfocarse en el trabajo en medio del “caos”? 

Ya sea para las interacciones sociales o para las demás distracciones, es necesario imponer límites. Puedes acordar contigo mismo(a) para terminar de una vez la tarea más aburrida y, después, tomar un descanso corto– o algún otro tipo de recompensa que no tome mucho tiempo. 


3. Alimentación

La falta de rutina puede causar un falta grande de hábitos saludables – aún más para quien acaba de aterrizar en el mundo del home office. Al inicio, es tentador usar el tiempo extra que hablamos anteriormente para dormir, quedarse en el sofá o comer comida chatarra. 

No obstante, no caigas en la tentación: para continuar entregando resultados satisfactorios, es necesario estar con buen descanso y buena alimentación. Es un poco obvio pero cabe recordar: todos necesitamos de combustible para vivir y rendir, ¿verdad?


4. Comunicación vs. soledad y malentendidos

Para algunos de nosotros, trabajar de forma aislada, lejos de otras personas y de la comunicación cara a cara puede ser un desafío. Somos seres sociales, unos más que otros. Y estar lejos físicamente de los colegas y depender de correos para comunicarse puede ser de hecho un gran problema.

Aprovecha estas herramientas tegnologicas para conversar de una forma más casual con tus colegas y dejar más rápidas las tomas de decisiones, es posible que en el futuro esto facilite también la rutina de comunicación física. Con un poco de paciencia y adaptación, creemos que es posible salir de ese desafío. 


5. ¡Trabajar en exceso no es la solución!

Por último y, tal vez, más importante, recuerda: no es porque ahora tu casa y tu oficina son el mismo lugar que debes trabajar más horas solo porque puedes. Así como distraerse mucho puede ser malo, no tener espacio de descanso puede serlo también, ¡y en la misma medida!


Un informe publicado recientemente por London School of Economics sugiere que el teletrabajo no resulta más productivo si se prolonga en el tiempo, que acudir a la oficina todos los días.

Lo que es peor, los trabajadores suelen quejarse y sentirse descontentos con su situación tras una luna de miel inicial:


Claves para hacer útil el trabajo desde casa


  • Teletrabajar no significa cumplir con tus tareas en pijama y desde la cama. Aunque se esté en casa, hay que tener una actitud profesional.

  • Es esencial tener una rutina diaria que incluya arreglarse como si se fuera a acudir a la oficina.

  • Trata de no mezclar tareas personales con laborales.

  • Se deben planificar con anterioridad las tareas o los descansos.

  • Para mantener la relación con el resto del equipo, el teléfono es más personal que el correo. Sin embargo, no está de más acudir a las nuevas tecnologías y hacer uso de herramientas como el Skype o Zoom

12 vistas