Buscar
  • Ama Peraza

Entrenemos constancia



A lo largo de mi historia enseñando a personas a ordenar su tiempo o a empresa a que su capital humano sea más productivo me he tropezado muchas veces con una pared que se llama: Constancia.


Sabemos a ciencia cierta que la constancia nos genera los resultados que realmente queremos. Ahora nadie tiene duda de que hacer algo de forma consistente es un arma poderosa. Pues las grandes empresas se formaron con mucha dedicación y trabajando día a día sin descanso. Pero además creo firmemente que generar hábitos nos suma más a nuestras vidas.

Es por eso que hablaremos de constancia…


No somos constantes


Muchas veces las personas suelen decirme que les cuesta ser constantes, aunque la mayoría simplemente no se dan cuenta, pero eso tiene algunas razones como:


1) “Todo para ya” vivimos en un mundo que nos arrastra en su día a día, -claro eso si lo permitirnos- y esa inmediatez es la que nos lleva a tener pocos resultados y muchos fracasos.

Y debo confesar que era una de esas personas que me gustaba todo rápido y que mientras me hablaban mi cabeza volaba y solía tener un plan diseñado para resolver el problema, pero en la práctica no era tan sencillo como en mi cabeza.

Esto se traduce muchas veces en que las bases de lo que queremos no están bien sólidas, por ende, es muy fácil que se caigan.


2) Las fechas límites. Este es un tema porque muchas personas piensan que por ir de prisa a ver resultados nos imponemos fechas límites que son imposible de lograr. Ahora hay otra rama que indica que para que una meta puede funcionar debes tener fechas exactas.

Entonces pisando tierra, muchas veces nuestra gana de querer tener el resultado listo hace que se nos olvide ser realistas con el tiempo. Es por eso que deberíamos disfrutar y ser más cuidadosos con el proceso que es lo que realmente importa y no apurarnos para llegar a la meta.



Es hora de entrenar


Te tengo una buena noticia, el ser constante se puede entrenar como si entrenas para un maratón. Pero para eso hay dos acciones que son las claves.


La primera es entender que no naciste siendo vago, desordenado, poco constante resulta que puedes hacerlo si te lo propones. No hay nada en tu ADN que diga lo contrario, así toda tu familia lo sea, eso es una gran excusa que colocas.


La segunda es que la constancia no es igual al trabajo duro, puedes ser constante caminando 10 minutos diarios y también es constante él que hace tres horas de ejercicios en un gym. El tema está en hacerlo a diario. Entendiendo esto podemos hacer el cambio real.




Es por eso te podemos seguir estos pasos para generar más constancia:


PRIMER PASO: Tener muy presente tu “para qué”

Lo primero y más importante, es tener muy claro (y preferiblemente por escrito) tu “PARA QUÉ”, de esa forma se convertirá en una pieza motivadora.


SEGUNDO PASO: Alimentar tu meta diariamente

Es importante dar pasos a diario, de esa forma te acercaras más a lo que deseas.

¿Para qué ponerse objetivos diarios? Para mantener el contacto con tu meta, integrarla en tu día a día, y reducir la distancia entre tu esfuerzo y el premio; celebrar cada pequeño avance será una nueva dosis de motivación.


TERCER PASO: Asociar tus objetivos diarios a algún hábito

Ancla tus objetivos diarios a algún hábito que ya esté integrado en tu vida (ejemplos: ducha, desayuno, trayecto al trabajo, lavarse los dientes, etc.). Así te será más fácil interiorizarlo y lograr que forme parte de tu rutina.


Esto es muy importante a la hora de optimizar tu energía, ya que la fuerza de voluntad tira de ella, pero los hábitos no.


CUARTO PASO: Garantizarte un entorno facilitador

Y por último, y no menos importante, asegúrate un entorno facilitador: rodéate de gente constante en la medida de los posible, y, si puedes, cuenta tus propósitos a ciertas personas que te vayan a ir preguntando por los avances. Igual que usamos un despertador para levantarnos por las mañanas, los ejemplos y las preguntas de nuestro entorno actúan como despertador de cumplimiento de metas.



Micro pasos


De igual forma te dejo unos #Amatips adicionales:


*La motivación y la fuerza de voluntad no tienen nada que ver con la constancia: Esto se debe a que la misma motivación no es duradera en el tiempo, pues hoy te puedes motivar por algo, pero al mes puedes cambiar, por lo que no debemos atar la constancia a esos cambios. Cuidado de usarlo como excusa para no alcanzar el objetivo.


*La acción diaria debe ser pequeña: muchas veces nos ponemos objetivos diarios muy complicados para nuestra rutina, es por eso que debemos procurar que sean sencillos y pequeños, y si los unimos a un hábito que tengamos, mucho más fácil será. Además de generar una motivación por lograrlo cada día.


Les dejo un ejemplo, yo quería hacer el hábito de tomarme un vaso de agua al despertar, lo intente y se me pasaba, hasta que coloque el vaso de agua ya listo al lado del cepillo de dientes.



“Con constancia y tenacidad se obtiene lo que se desea; la palabra imposible no tiene significado” Napoleón
13 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo