• ama peraza blog

Enseñemos habilidades para la vida a nuestros hijos


Como padres debemos preparar a nuestros hijos en otros ámbitos más allá de las materias como lengua, matemática, ciencias, historia. Resulta que es importante incorporar al aprendizaje de los chicos las habilidades para la vida.

Que no son más que herramientas que ayudarán a tus hijos lidiar mejor con el mundo y a convertirse en una persona responsable, respetuosa y valiosa en la sociedad.

Particularmente creo que es un trabajo que debemos hacer desde casa, aprovechando que estando en Homeschool estoy diseñando una forma especial de incluirla como materia para mis hijos y para mi, eso si de forma divertida y quiero contarles mi experiencia.

El futuro

Según la experta en educación Cathy Davidson, el 65% de los niños acabarán trabajando en algo que no se ha inventado todavía. El mundo está evolucionando. Entonces me surge la duda de, ¿cómo preparar a los niños para un futuro incierto?

Otro dato que me recalco es el de Stephane Kasriel, CEO de Upwork afirma en la web de la CNBC, que la empleabilidad no se medirá en los títulos universitarios, sino que pasará por las aptitudes adquiridas para ejercer dicho puesto.

Mientras que Tony Wagner, Doctor en Educación que dirige el Laboratorio de Innovación de la Universidad de Harvard dice que las habilidades necesarias para trabajar, aprender y ser ciudadano del siglo XXI se han unificado, son las mismas.

Eso me hace pensar que la educación tradicional de las escuelas en las que se enseña a los niños disciplina y a adquirir una serie de conocimientos no es suficiente para prepararlos para su futuro.


Pero resulta que podemos ir trabajando esas nuevas habilidades personales que les permitan adaptarse a los cambios, aprender rápido, trabajar en diferentes entornos, ser ingeniosos, poner en marcha sus fortalezas, autoliderarse y liderar.

Estas habilidades tambien son llamadas habilidades blandas o soft skills son una combinación de habilidades sociales y de comunicación, aptitudes y capacidad de relacionarse con los demás; quienes las poseen, por lo general, trabajan bien en equipo, están orientados a resultados y son flexibles en sus relaciones sociales. Además están fuertemente ligadas a la inteligencia emocional, entendida como la capacidad de gestionar satisfactoriamente las emociones para relacionarse positivamente con los demás.

El gran valor de las habilidades blandas para las empresas, deriva de que se ha demostrado que facilitan la interacción y generan ambientes de trabajo agradable. Además pueden significar la diferencia, al momento de emprender un proyecto, solucionar un conflicto o relacionarse con los demás, entre dos personas que incluso podrían haber estudiado lo mismo y obtenido iguales resultados académicos.


No es un tema nuevo, existe una investigación de la Universidad de Harvard, la Fundación Carnegie y el Centro de Investigación de Stanford que inició con el “Estudio de Educación en Ingeniería” de Charles Riborg Mann en 1918, que señala que el 85% del éxito laboral proviene de tener habilidades blandas y personales, bien desarrolladas, y solo el 15% proviene de conocimientos o habilidades técnicas.

La estrategia

Este tema es un poco personal, porque cada quien debe conocer a sus hijos, saber que valores quiere inculcarles y que fortalezas tiene para potenciar.


Les quiero contar un poco de mi investigación y como lo estoy involucrando en casa, lo que más les gusta es que trabajaremos juntos.


Pero es importante recordarles que parto de la creencia que somos seres únicos y que debemos adaptar las herramientas a nuestra realidad y forma de ser, eso si, que no se pierda la esencia de la misma para que realmente funcione.

Mi prioridad es que no solo tengan éxito profesional, sino personal y social, por eso es que le estoy dando tanta importancia a este tema. Además de que nos permite compartir y enseñar con el ejemplo que como padres no tenemos todas las respuestas y que así seas grande puedes seguir aprendiendo.

Les cuento ciertas habilidades, para que escojan y puedan comenzar a trabajarla, de forma divertida en función a la edad de los chicos. Tambien es importante que definan el periodo de tiempo en que van usar.


Resolver los desacuerdos de forma amistosa

Los desacuerdos son inevitables en la vida, especialmente en el mundo tan individualista en el que vivimos. Así que si desde pequeños enseñamos a tener una mente con fría en los enfrentamientos y desacuerdos. A animarlos a respirar profundamente, a ver las cosas de diferentes ángulos, y que sea capaz de hacerse preguntas del tipo: ¿Qué pasaría si…? De esta manera se podrá centrar en el problema y no en la persona. Por ende podrán manejar la solución.


Esto se aprenderá en el día a día según sus vivencias, de igual forma hay cuentos que hablan del tema y pueden ser buen material de apoyo.


Saber trabajar en equipo

También resulta indispensable saber trabajar en equipo. Más allá de saber convivir con el resto de personas, es necesario que aprendan a comunicar sus ideas, que sepan escuchar las de los demás y que sean conscientes de que los demás pueden completar sus carencias para una mejor solución. En este punto conocer sus fortalezas es vital porque pueden apoyar desde esa perspectiva.


Antes hubiera pensado en que un buen método para desarrollar esta capacidad puede ser inscribir a los pequeños en alguna actividad que implique el contacto y la colaboración con otros niños. Pero con esta realidad estoy diseñando un proyecto en casa donde todos aportemos para salir adelante.





Enfrentar el fracaso

En realidad, el fracaso puede ser una gran experiencia de aprendizaje que mejora la capacidad de los niños de tener éxito en el futuro. El fracaso da la oportunidad de comenzar de nuevo y de una forma mucho más inteligente. Aunque es una parte natural de la vida, el fracaso puede causar dolor, frustración, tristeza, baja autoestima… y es necesario reconocer y tratar estos sentimientos de forma positiva.

Los niños ven cómo te comportas cada día, y dependiendo de cómo aceptes o lidies con el fracaso, influirá directamente en la respuesta de los niños si les ocurre a ellos. Si nos enfadamos de forma violenta cuando ocurre algo que nos frustra, es posible que nuestros hijos modelen ese comportamiento cuando se enfrenten a sus propios errores.

Este punto lo voy a trabajar con películas, pero donde estoy poniendo más energía es en estar disponible para ayudar a mis hijos a identificar las emociones que sienten en cada momento y expresarlas de una forma aceptable. Además cuando se me presente la oportunidad de apoyarlos analizar sobre por qué cree que las cosas no salieron como él quería o esperaba que fueran


Fluir

Este fue un tema interesantísimo en cuando estudie Psicología positiva, y me parece tan importante en estos momentos, que quiero enseñárselo a uno de mis hijos y potenciarlo en el otro.


Esto me da pie para contarles que debemos estar consciente de que los niño no son iguales y que quizás no sirva usar la misma herramienta en ambos. Se que es hacer doble trabajo, pero les aseguro que será mas efectivo.


El  Estado de Flow (o Estado de Fluidez) ocurre cuando estamos tan inmersos en una actividad que parece que el que el tiempo vuela y disfrutamos del placer de cada segundo que pasa. 


Para poder vivir ese estado hay ciertas premisas:


1. Haz algo que te resulte interesante

El Estado de Flow aparece de manera natural cuando existe motivación intrínseca o sientes curiosidad por la actividad que realizas. Para aumentar la productividad y la creatividad en lo que estás haciendo, debes disfrutar con lo que haces.


2. Márcate objetivos claros y alcanzables

Los objetivos que te marcas en la actividad deben ser específicos y realizables. Si consigues que los objetivos en esa actividad estén en sintonía con tu nivel de habilidades, es posible que puedas fluir durante la realización. Por el contrario, si los objetivos que te marcas suponen un grado de dificultad que te exigen un sobreesfuerzo, entonces puede resultar estresante.


Hay que entender, que si la tarea que vas a realizar no representa ningún grado de dificultad, es muy posible que te aburras. La clave está en que exista un nivel adecuado entre la motivación por la tarea y la habilidad para realizarla.


3. Encuentra un momento tranquilo y evita las distracciones

Para muchas personas, un lugar tranquilo es mejor para inducir a un Estado de Flow. De esta manera, es más fácil que no existan distracciones y se pueda disfrutar del momento en toda su totalidad. Las interrupciones continuas no favorecen a que el estado de fluidez esté presente. Si lo que quieres es ser más productivo, puedes identificar el momento del día en que rindes más. Algunas personas trabajan mejor por la mañana, otras por la tarde y otras por la noche.


4. Mantén la atención todo el tiempo que puedas

Una vez que hayas encontrado ese momento tranquilo sin distracciones, intenta mantener la atención en la tarea. En ocasiones, especialmente si practicas una actividad por primera vez, es normal que no estés mucho tiempo concentrado. A medida que te vayas dominando la actividad, tendrás más tiempo para disfrutarla.


5. Tu nivel de habilidad debe coincidir con la dificultad de la tarea

Si nuestro nivel habilidad está en sintonía con la actividad que realizamos, más placentera nos va a resultar ésta. En otras palabras, si estamos bien preparados para hacer algo, existen más posibilidades de experimentar el Estado de Flow. Pero añadir un poquito de dificultad a la tarea puede mantener nuestro grado de motivación alto. El problema surge cuando la tarea nos viene grande, entonces deja de ser placentera.


6. Céntrate en el proceso, no en el resultado

El Estado de Flow o Fluidez está relacionado con la realización de la tarea, no con el resultado. Un resultado atractivo puede ser motivante también, pero lo realmente importante es disfrutar de lo que se hace. El Estado de Flow hace referencia a divertirse en el presente, es decir, a perderse en ese momento de felicidad.


En este punto, es cuando más se va a notar las diferencias entre las personas, pero la idea es ayudarles a buscar actividades que le den a experimentar este estado.

Integridad humana


Esta podría quizás sea la habilidad más importante de todas. Es necesario construir unos valores y ser fieles a ellos a la hora de tomar decisiones dentro para que estas sean lo más honradas posibles y nuestro comportamiento hacia los demás sea siempre transparente y honesto.


Asi que lo voy a trabajar desde las reuniones familiares que tenemos todos los viernes, donde hablamos de cómo nos fue la semana anterior, de cómo creemos que va hacer la próxima semana, si alguno necesita algún apoyo, creamos las metas semanales en familia. Pero además voy a trabajar el tema del compromiso y de honrarlo , pero que sea de forma consciente para que puedan vivenciarlo.




Administrar su tiempo

Por supuesto no puedo dejar este tema atrás, porque si lo aprendiéramos desde pequeños, nuestras vidas fueran diferentes.

Administrar el tiempo es esencial para cualquier persona que quiera tener éxito en la vida, pero la clave es hacerlo desde tus prioridades.

Además de ser su ejemplo, es importante que le enseñes cosas básicas como crear una meta, organizar su tiempo de estudio, de acuerdo a su edad, crear rutinas que necesites, planificar las compras y la semana. Quizás te puedes apoyar en apps para que ellos lo pongan en practica a su estilo.

Además algunas de estas habilidades se pueden potenciar con películas o series que podemos ver en familia y luego comentarlo. La clave es la creatividad.


Si después de leer este articulo tienes ideas, estaré encantada si las compartes para que juntos podamos aprender.