• ama peraza blog

Comencemos con los propósitos de nuevo año





Por Amaris Peraza


A final de año podemos estar en tres escenarios: el primero es de fiesta, amigos, diversión y el 1 de enero comenzamos a ver lo que haremos para el 2020; el otro es divertirse y relajarte porque estas segura de lo que quieres para el próximo año o el ultimo escenario que es que le das vuelta y vuelta a la cabeza y no sabes que es lo que realmente quieres para la siguiente década.


Resulta que yo estoy entre el segundo escenario, super feliz porque desde octubre estaba segura de lo que quería, pero con la evaluación del 2019 y los días de relax del las fiestas mi cabeza comenzó a estallar porque siento que conque tenia como meta es, pero hay que formularla desde otro ángulo y entre más la pienso mas creo que le falta algo.


Esto unido a sus mensajes por redes para qué les de #Amatips para comenzar el año con éxito, decidí comenzar a compartir material sobre las metas y propósitos.

Por eso quiero iniciar diciéndoles que la clave esta es tomarte el tiempo de reflexionar (no significa pensar) y cómo dicen la filosofía Indú, pensar con el corazón y sentir con la cabeza eso que quieres como propósito del 2020.


Eso suena loco y al final sencillo, pero les cuento que no lo es, es un proceso tan individual que merece que nos tomemos un tiempo, que para algunos puede ser 10 minutos, otros 30 minutos, otros un día y otros varios días (ese este ultimo ítems estoy yo) y todos estar perfectamente bien, pues recordemos que todos somos únicos.

Después de tanta filosofía de vida, vamos a lo pragmático:

Comenzamos con este pensamiento de Robin Sharma autor del libro “Descubre tu destino con el monje que vendió su Ferrari”


“Sino sabes a donde vas, cualquier camino te llevara allí”


Dicho esto es importante que sepamos lo que realmente queremos para poder direcciones nuestras acciones a llegar a eso que deseamos. Y para eso:




Comienza por hacer una listas de de todo lo que necesitas.

Da igual que sea dinero para pagar tu casa, adelgazar unos kilos, o ser más feliz y positivo en tu vida.

Luego haz otra lista de todo lo que quieres: unos abdominales, un coche, carisma, no tener que preocuparte por el dinero, tener tiempo libre para estar con tu familia, todo lo que quieras.

Y pregúntate:

¿De verdad quiero esto? ¿O sólo lo he escrito porque suena bien, por complacer a otros, o porque es algo fácil de conseguir?

¿Este propósito contradice a otro que he escrito? Si es así, ajústalo.

¿Es un deseo positivo y no negativo? Tus propósitos deben reflejar algo que quieres, no algo que quieres eliminar de tu vida. Por ejemplo: quiero comer más sano para adelgazar en vez de decir quiero quitarme la grasa del estómago.

¿Son propósitos específicos? No es buena idea que digas quiero ganar más dinero, es mejor decir quiero ganar $1.000 cada mes.

¿Es un deseo que un humano puede conseguir?

¿Estoy incluyendo cambios personales que necesito hacer? Es muy probable que necesites confianza en ti mismo y determinación – entre otras cualidades – si quieres alcanzar tus metas.

Y déjala ahí por un momento. Esto lo que hace es ayudarte a vaciar tu mente para que nos enfoquemos en lo que realmente queremos. Deja la lista




Más que un “Yo quiero”

A veces estamos tan decididos en lo que supuestamente queremos que pareciera que tuviéramos unas gringolas en nuestra cabeza como los caballos de carrera y solo miramos al frente y con un ángulo definido.


Pero es importante ver otros ángulos antes de decidir trabajar en lo que tenemos en mente.

Eso no quiere decir que lo cambien lo que quieren solo que quizás puedes descubrir una forma mas sencilla de llegar o con por qué? diferente. Y para abrir el panorama podemos pensar en estos propósitos:


1. Incorpora poco a poco

La mayor parte de nuestras listas de propósitos para el Año Nuevo comienzan con algunos de los objetivos más difíciles de llevar a cabo.

Muchos hablan de sobre inscribirse en el gimnasio, comer saludable o dejar de fumar. Estos propósitos sin duda están entre los deseos clásicos que año tras año se repiten.

Pero sí le damos la vuelta y no decimos que queremos rebajar o comer saludable, sino que comenzamos hacer cambios reales poco a poco.

Como incorporar dos raciones de frutas y una de vegetales al dia, o planificar el menú semanal y seguirlo, inscribiéndote en una clase de baile que te guste.

Es una forma de comenzar sin tener un peso gigante en los hombros.


2. Ten como una necesidad: más tiempo para lo realmente importante

Este es lo mássssssss importante para mi y es lo que me ha llevado a lograr mis metas y organizarme en el día a día, pero ademas me lleva a tener la sensación de que el día valió la pena, sin contar que me ayuda a la hora de tomar decisiones sencillas y rápidas.

Eso que quieres se merecen toda la atención que puedas proporcionarles. A menudo, el trabajo y el resto de obligaciones de nuestra rutina nos hacen olvidarnos de lo realmente importante.

Este nuevo año, te invito a que trabajemos para organizar nuestro tiempo de tal forma que destinemos una parte a estar para eso que queremos lograr, pero ademas para esas personas que te apoyan, ademas de tu familia, seres queridos y hasta las mascotas.


3. Compleméntalo con un capricho: dedícate a lo que realmente te hace feliz

Cuando termina el año y comenzamos a hacer balance de lo que hemos vivido en los últimos meses, pronto nos damos cuenta de que hemos dedicado muy poco tiempo a aquellos pequeños detalles que le dan más sentido a nuestra existencia.

Puede que sientas que la rutina del trabajo y los niños no te deja tiempo para nada pero es importante que en el año que comienza dediques algunos momentos a hacer eso que te hace feliz, es la mejor motivación que puedes tener.


4. No olvides una ración de autocrítica: dale la vuelta a los errores

Entendiendo que todos somos perfectamente imperfectos es importante que le podamos dar la vuelta a esos pequeños 'fallos' que todas tenemos. Suena algo complicado pero la verdad es que si lo hacemos con conciencia todo puede resultar más sencillo.


Después de estos pasitos que debemos tomar en cuenta para que nuestro propósito sea real, que nosotros verdaderamente lo queremos y no por complacer a otros, estamos listos para el siguiente paso que será escribirlo de manera adecuada para ti

73 vistas