• ama peraza blog

Cómo estudiar productivamente



Por Ama Peraza

En estos tiempo estudiar en casa se ha convertido en parte de nuestro día a día. Partiendo de mi filosofía de que todos somos diferentes, y que podemos tomar las herramientas, para adaptarlas a nuestro estilo, hice un guía de todo lo que debemos saber para que nuestro tiempo de estudio sea productivo.

Esta iniciativa de buscar apoyo en herramientas de estudio nació porque quería apoyar a mis hijos (uno de 13 y otro de 14 años) mientras hacían Homeschool por la cuarentena, y además de querer aprovechar mi tiempo para aprender algunos temas que estoy estudiando. Así que la guía esta hecha para que le sirva a cualquier miembro de la familia y de cualquier edad.

Actualmente estamos en un sistema de estudio a distancia, pero quería poder manejar un concepto y estas dos definiciones me parecieron completas

“La educación a distancia consiste en un aprendizaje planificado que ocurre normalmente en un lugar diferente al que se desarrolla la enseñanza, y que requiere técnicas especiales de diseño de los cursos, métodos de enseñanza, formas de comunicación electrónica, así como de una organización y administración especial” Michael Moore y Greg Kearsley (autores especializados en el tema
"Estudiar a distancia es un método de estudio donde el participante en el programa gestiona su propio aprendizaje, en el lugar que le plazca y sin contacto cara a cara con su profesor. La tecnología es un elemento crítico de esta modalidad formativa." Tony Bates Profesor especialista estudio a distancia

Claves previas

El aprender, el estudiar para la temporada de exámenes o estudiar a distancia y tener buenos resultados no es cuestión de milagros, pero si de organización y enfoque. Así que es importante tener claros varios puntos:

Adiós a la procrastinación.

Aunque creas que tienes tiempo de sobra, comienza tus jornadas de estudio con bastante antelación.

Hazte un plan diario de acciones simples que puedas realizar para que no comiences a dejar todo para después.


Organización

Una organización previa te ayudará a ser más eficiente y repartir el tiempo de forma lógica.

Cuando te pongas a estudiar, no ordenes tus apuntes o empieces a buscar la información que te falte. El tiempo de estudio debes dedicarlo a leer, hacer resúmenes y resolver las dudas que te puedan surgir.

Si te basas en el cumplimiento de un programa, será más difícil que caigas en la multitarea, o que el reparto de tiempo sea desigual. Sé estricto con el cumplimiento de tu programa, y modifícalo si ves que pasan los días y no cumples los objetivos marcados.

Espacio idóneo

Tan importante es el ¿cómo?, como el ¿dónde estudiar?. Así que prepara un sitio donde tengas todo lo que necesitas.


Interrupciones

Mirar el celular cada vez que pasas de hoja, ponerte a contestar un mail en medio de una tarea,… son malos hábitos que perjudicarán tu estudio y nivel de concentración. Más adelante te daré una técnica para esto.

Coherencia en el reparto de las tareas

Olvídate de las jornadas maratónicas. Sé consciente de tu rendimiento,reparte el tiempo y las tareas de forma lógica, realista y en función a tu horario de rendimiento.

No es sano dedicar 12 horas un día porque has estado dos días sin hacer nada.


Descansar y desconectar

Tan importante es ser disciplinado durante las horas de trabajo, como dedicar tiempo a desconectar y descansar. Además practica deporte para relajar tu cuerpo y mente.




El éxito es igual a hábitos

Los hábitos sonconductas que repetimos muchas veces hasta que forman parte de nuestras actividades diarias y en la Universidad de Yale hicieron un estudio donde analizaron a los estudiantes con las mejores notas en diferentes países y consiguieron coincidencia en algunos hábitos:


1. Crear un Plan de Estudio


2. Tomar Descansos

Está científicamente demostrado que nuestra capacidad de aprender y retener información disminuye en proporción directa al tiempo que pasamos delante de los libros.


3. Crear Apuntes Propios

El método Cornell es una técnica de estudio para tomar apuntes en clase de manera que facilite la adquisición de datos para rendir en un examen. Aunque no existe una mejor forma de tomar notas, el método Cornell permite obtener resultados inmediato cuando estudias, porque sistematiza la nueva información bajo parámetros fáciles de recordar, digerir y reproducir.


Sobre la línea superior de la i mayúscula, escribirás el tema y la fecha en que viste el video, leíste un material o asististe a clase. El espacio mayor es para frases y dibujos y lo que queda bajo la línea inferior se utilizará para abreviaciones necesarias, de modo que cuando revises tus notas recuerdes qué significaban esas palabras sin sentido aparente.  


Antes de comenzar, mentalízate para escribir enunciados cortos, claros y precisos que eviten confusiones cuando repases tus apuntes. Estudiar sobre un material limpio, sin tachones o ideas mezcladas, es la base para incorporar la información. Recuerda dejar una línea en blanco entre enunciados para airear el texto y facilitar la lectura.


La columna izquierda en la división de tu hoja será la principal, pues allí especificarás ideas medulares, palabras claves entendidas como aquellas que con un solo vistazo te recuerdan conceptos más amplios y datos anexos; y por último, personalidades relevantes y fechas en sucedieron los acontecimientos. Luego de documentar la información respetando las secciones de tu hoja, releerás tus notas de la columna derecha y agregarás ejemplos.  Focalízate en las preguntas o aspectos claves de la columna izquierda porque serán las más importantes a la hora de rendir una prueba, ya que conducirán el hilo del tema y contendrán la información más relevante. Al finalizar el video, libro, audio o clase, vuelve sobre tus notas y repasa con especial énfasis esta columna principal.

Realízate preguntas sobre lo que escribiste, cuanto antes te autoevalúes, más sencillo será recordar lo importante después.





Utiliza el reverso de la página para realizar un sumario con enunciados cortos que simplifiquen la información de tu esquema. Analiza por qué un dato es relevante, cuál es su pertinencia y qué puntos conducen el leitmotiv del tópico, para recitarlo posteriormente. Apelar a la reflexión te traerá mayores beneficios que memorizar, porque las ideas se conectan entre sí y las dotarás de sentido.


El paso final es recitar en voz alta la información para adquirirla. Piensa en cómo se lo explicarías en pocas palabras a una persona que jamás escuchó hablar del tópico que estás estudiando, centrándote en las ideas principales y los detalles de apoyo que las enriquecen.


4. Dormir lo Suficiente


5. Realizar Preguntas

Nunca dejes de cuestionarte el por qué de las cosas


6. Repasar Regularmente


7. Aprender de los Errores

Si realmente quieres incorporar los mejores hábitos de estudio en tu rutina, deberías empezar ahora mismo. Echa la mirada atrás, hacia tus últimos exámenes, y repasa dónde te has equivocado y por qué hasta que lo entiendas todo perfectamente. Sin importar si estamos hablando de un examen final, un simple ejercicio de clase o un test online, los estudiantes de éxito siempre analizan sus fallos.


8. Practicar Bajo Condiciones de Examen

Una de las principales maneras de asegurarnos de obtener el resultado deseado en nuestros exámenes es realizando pruebas y simulaciones que se asemejen al examen real. Esto significa que deberás apartar tus libros, introducir el factor tiempo, etc. En este sentido, los tests online son el recurso ideal para preparar exámenes tipo test.


9. Aplicar el Conocimiento a Problemas Reales

El aprendizaje basado en problemas es un método que enfatiza precisamente este aspecto, por lo que se encuentra habitualmente entre los más comúnmente usados por los mejores estudiantes.


10. Escuchar música mientras se estudia

Está comprobado que escuchar cierto tipo de música durante el estudio es beneficioso para la concentración, la productividad y el buen humor.

Guía practica


Paso 1: Escoge el sitio donde vas a estudiar

El lugar de estudiodebe tener los elementos necesarios para que puedas realizar correctamente tu tarea. Una mesa y silla adecuadas para ti, espacio suficiente para organizarte y, en general, condiciones que te permitan concentrarte correctamente.

 La ventilación de la habitación y la temperatura: estos dos aspectos son importantes para que te sientas cómodo en el sitio en el que estudias. Se trata de que crees un buen ambiente que te permita concentrarte.

Iluminación: la luz natural es la mejor aliada para el estudio. En el caso que no dispongas de luz natural directa, es interesante que la combines con la luz artificial.  

Silencio: es básico que el sitio que escojas para estudiar no sea ruidoso. El comedor no es el mejor sitio para estudiar, ya que probablemente sea el lugar de la casa en el que transcurran más personas. ¿Y la música? Debes saber que la música no ayuda al estudio, ya que para concentrarse es mejor estar en un ambiente silencioso.




Paso 2: Organizar el tiempo

Es importante a la hora de estudiar como a la hora de trabajar tener claro las asignaciones que debes hacer, como el tiempo que tienes para prepararte para un examen. Eso contando con que no es una materia son varias. Así que es importante la organización.

Lo principal es contar con un calendario mensual para poder ordenar las fechas de entrega y así puedas ver el tiempo real con el que cuentas.

A mi me gusta llevarlo en un calendario pegado en mi pared, realmente me permite usar colores por ítems (ejemplo fecha de preparación, de estudio y de entrega), pero también suelo usar app para tenerla siempre a la mano, y en el caso de los jóvenes es primordial.

Memorigi es una app sencilla de usar, tienes colores, calendarios, puedes hacer listas de temas y actividades, que puedes sincronizar con tu mail, además de que puedes establecer metas y ver el progreso y apoyarte en generar hábitos.

Agenda del estudiante Pro es una app sencilla de usar para llevar tu calendario de estudio.

Para los niños hay una divertida que los iniciara en el tema de organizar su tiempo School Asistente de estudio. Es sencilla de usar, cuenta con muchos colores, personajes y figuras que lo harán diferente. Esta la estoy usando con mi hijo pequeño y esta feliz.

Otras opciones pueden ser google calendar, Egenda, my homework student planner

Paso 3 Escoge un método de estudio

En este punto te voy a dar varios métodos que nos pueden ayudar a estudiar, aquí puedes usar uno diferente para cada materia o para trabajar el tiempo de estudio.

La idea es que busques con el que te sientas más cómodo.

  • Método básico

El método clásico contempla 5 fases:

Lectura rápida para hacerte una idea global de las ideas principales.

Lectura comprensiva y subrayado de las ideas más importantes.

Resumen o esquema. Se trata de resumir lo más destacable con nuestras propias palabras para así recordarlo más fácilmente. En la mayoría de las ocasiones, la clave es ser capaz de resumir el contenido al máximo, pero sin dejar fuera ningún dato clave.

Estudio y memorización. Para ello os recomendamos lecturas en voz alta de los resúmenes. Varias lecturas llevarán a la memorización sin demasiada dificultad. Cuando yo necesito aprenderme alguna información suelo recurrir a grabar en un audio en el móvil el resumen y a escucharlo en varias ocasiones.

Repaso con algún adulto o compañeros. El hecho de “contar” lo aprendido ayuda a interiorizar mejor.



  • Método ERRE

“ERRRE” que por sus siglas significa: Exploración, Recepción, Reflexión, Repaso, Evaluación; es un procedimiento o conjunto de reglas que se aplican para lograr un objetivo que es estudiar, es enseña a comprender el material para asimilar y repasar un tema en específico.

EXPLORACION - Consiste en realizar un examen preliminar del material o asunto que se va a estudiar a través de:

  • Pre lectura

  • Leer el texto del tema para darte una idea 

  • Leer con atención 

  • Hojear con rapidez 

  • Captar palabras claves 

  • Observar fotografías 

  • Para darte una idea más clara 

  • Formularse preguntas

  • Hacer un examen diagnóstico para ver que tanto conocimiento tienes del tema 

RECEPCION - Consiste en adquirir”, “captar”, “recibir” información relativamente del tema de estudio identificando:

  • Nombres

  • Ideas

  • Problemas 

  • Fechas

  • Conceptos

  • Procesos

Se cumplen a través de:

  • Leer

  • Escuchar

  • Observar

REFLEXION - Reflexionar es poner en acción todas las funciones mentales, debes de procesar la información captada con un:

  • Analizar 

  • Reflexionar sobre el tema

  • Sintetizar

  • Captar lo más importante del tema 

  • Comparar

  • Elegir conceptos que sean precisos 

  • Deducir

  • Entender sobre el tema 

  • Definir

  • Ya tener la idea clara 

  • Generalizar

  • Relacionar el tema comprendido 

  • Evaluar

  • Saber que tanto aprendiste del tema 

REPASO - Consiste en volver al material aprendiendo para recordarlo, ayudándose con la sinopsis, el tema se debe recuperar mentalmente o de forma verbal, es la única forma de combatir la acción del olvido.

Quien no repasa periódicamente ira perdiendo y olvidando progresivamente.

Plan de repasos: 

  • Iniciales 

  • Leer al llegar a casa

  • Periódicos 

  • Estudio rutinario más a fondo 

  • Final 

  • Antes del examen 

EVALUACION – Es examinar el rendimiento, es decir, autoevalúes para ver si ya sabes bien lo que estas estudiando.

¿Cómo evaluarse?

Exponiendo el tema estudiando con las propias palabras 

Formularse preguntas

Resolviendo cuestionario y contestarte a ti mismo

En conclusión, quien estudia reflexivamente logra los objetivos del aprendizaje

Técnica de Pomodoro

Fue creada en la década de los 80 por Francesco Cirillo, y es una de las más utilizadas para gestionar el tiempo de trabajo, pero particularmente la he usado para estudiar y me funciona porque logro concentrarme.

Este método se centra en la idea de que las pausas frecuentes contribuyen a mejorar la agilidad mental y por lo tanto retener de mejor forma los conocimientos. Su objetivo es lograr la realización de la mayor cantidad de tareas posibles en una breve cantidad de tiempo, aprovechando los momentos en que el cerebro se encuentra fresco y descansado. Por lo tanto, combina momentos de concentración absoluta en el estudio con pausas dedicadas a distraer al cerebro con momentos de ocio.

Utilizando un reloj, la técnica Pomodoro consiste en dividir el tiempo dedicado al estudio en intervalos de 25 minutos que reciben el nombre de pomodoros. Estos intervalos se separan con pausas que también poseen una duración determinada.

Cuando el primer pomodoro termina, puedes descansar 5 minutos, luego debes continuar estudiando y cuando llegues a completar el cuarto pomodoro de estudio podrás realizar un nuevo descanso pero esta vez de 15 minutos. En este último descanso lo recomendable es caminar, alejarse del ordenador y realizar cualquier tipo de actividad breve.

  • Técnica de Subrayado

Subrayar la parte más importante del temario es una de las técnicas de aprendizaje más sencillas y conocidas. Se trata simplemente de destacar las partes más significativas del texto usando distintos colores. Lo ideal es hacer primero una lectura comprensiva y subrayar lo más notable para, posteriormente, proceder al estudio.


  • Método de creación de apuntes

Realizar apuntes es una de las técnicas de estudio más extendidas junto con subrayar. Se trata de resumir lo mas destacable.






  • Mapas Mentales

Otro clásico. Crear un mapa mentales la mejor manera para resumir y organizar nuestras ideas. Un buen mapa mental puede ahorrarnos muchas horas de estudio y consolidar nuestros conocimientos de cara al examen.


  • Método Practica distribuida

La práctica distribuida sostiene que, si hacemos y asimilamos todos los días un poco e incluso si espaciados todo lo posible los días de estudio para esa prueba en concreto, se ganará mucho en conocimiento y confianza.

Para hacerlo Programa en tu calendario un breve periodo de estudio para esa prueba en cuestión, por ejemplo, puedes marcar en tu calendario que los lunes miércoles y viernes, estudias 60 minutos sobre el tema.

También, la repetición de los mismos conceptos afianzará mucho mejor en la memoria.



Para los chiquiticos

Este es un punto donde he hecho muchas pruebas, pero aquí la clave es que sepas si tu hijo es auditivo, visual o kinestésico. Luego saber si es estructurado o no.

Esto te permite moldear las herramientas a el y así será más productivo.

1. Tomar apuntes a mano: la mejor manera de retener ideas es escribiéndolas. Aunque estemos en la era de la tecnología y nuestros hijos son nativos digitales, pero trato de evitar la computadora y tablets. Es preferible fomentar que el niño escriba, que haga resúmenes y esquemas del temario. De esta manera, estará reteniendo mejor las ideas que ha de aprender, y es que cuando se escribe en un teclado, la velocidad hace que el cerebro no llegue a procesar los conocimientos de la misma manera que cuando escribimos a mano.

Pero la idea es no hacer un testamento, así que pruebo la técnica en su más básica expresión de mapas mentales.


2. Lectura del texto: es preferible que los niños hagan una primera lectura del texto, esta lectura ha de ser en profundidad, en la que el niño entienda lo que lee. Puede incluso hacer la lectura en vox alta, ya que fomenta la concentración y atención. El niño tiene que centrarse en comprender lo que está escuchando. Los especialistas recomiendan que esta lectura se haga sólo una vez, y antes de hacer una segunda lectura, intentar hacer un esfuerzo por recordar todo el contenido.


3. Hacer pausas: no por estudiar muchas horas seguidas el niño va a lograr mejores resultados en los estudios. De hecho, está comprobado que después de un tiempo determinado, la concentración y la atención del niño disminuye considerablemente.

Cuanto más pequeño sea, menos capacidad retentiva tendrá en un tiempo sostenido. Para evitar pues angustiarle y cansarle en exceso es recomendable que realice descansos breves. Puede parar entre un tema y otro, o una asignatura y otra. Bastan 5 minutos de levantarse, beber agua. Sin embargo, evita que esos 5 minutos sean para ver la televisión o jugar a la tablet, ya que entonces habremos perdido la batalla al estudio.


4. Alternar asignaturas:  los expertos de Harvard explican que cambiar de tema es muy beneficioso para el cerebro y, lejos de fomentar la desconcentración, hace que se reactive la atención y se gane en calidad de estudio. 


Y, un consejo extra que nos debemos aplicar todos los padres: animar, reforzar y no agobiar